• Home

Miércoles de Ceniza (10 febrero 2016)

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.44 (8 Votes)

mceniza2015

ash

El 10 de Febrero es MIÉRCOLES DE CENIZA.

Con el Miércoles de Ceniza comienza la Cuaresma. Recordaros que la Cuaresma es tiempo de oración y penitencia. Al mismo tiempo la Iglesia nos manda confesarnos por estas fechas.

Recordaros también que Miércoles de Ceniza y Viernes Santo son días de AYUNO (sólo una comida al día. Obliga a partir de los 18 años hasta los 59 incluidos) y que todos los Viernes de la Cuaresma son días de ABSTINENCIA (no comer carne, ni productos derivados de la carne: embutidos, caldos de pollo...). La abstinencia obliga a todos los católicos que hayan cumplido ya los 14 años. 

PrintEmail

Guía para el rezo del Vía Crucis

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 3.71 (12 Votes)

viacrucis C Si desea rezar el Vía Crucis durante esta Cuaresma, aquí tiene dos formatos: uno sencillo y otro más completo. Se los puede bajar en estos links.

He aquí unas líneas  sobre la identidad, historia y fórmulas de esta hermosísima oración cristiana´.

Concepto, descripción, historia

El Vía Crucis es quizás la más bella y antigua devoción, que ha brotado del pueblo santo de Dios en su afán de reproducir los misterios de la pasión y muerte de Jesucristo. Es hacer memoria del camino de la cruz -la palabra latina “vía crucis” se traduce por la española “camino de la cruz”- de Jesucristo. Es acompañar al Señor en las intensas horas del dolor y del amor más grandes. Es compartir y completar en nosotros lo que le falta a la pasión del Salvador.

Continue Reading

PrintEmail

Domingo V del T.O. (C) (7 febrero 2016)

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.83 (3 Votes)

pesca milagrosa

Lc 5: 1-11

“Estaba él a la orilla del lago Genesaret y la gente se agolpaba sobre él para oír la Palabra de Dios, cuando vio dos barcas que estaban a la orilla del lago. Los pescadores habían bajado de ellas, y lavaban las redes. Subiendo a una de las barcas, que era de Simón, le rogó que se alejara un poco de tierra; y, sentándose, enseñaba desde la barca a la muchedumbre. Cuando acabó de hablar, dijo a Simón: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar. Simón le respondió: Maestro, hemos estado bregando toda la noche y no hemos pescado nada; pero, en tu palabra, echaré las redes. Y, haciéndolo así, pescaron gran cantidad de peces, de modo que las redes amenazaban romperse.  Hicieron señas a los compañeros de la otra barca para que vinieran en su ayuda. Vinieron, pues, y llenaron tanto las dos barcas que casi se hundían.  Al verlo Simón Pedro, cayó a las rodillas de Jesús, diciendo: Aléjate de mí, Señor, que soy un hombre pecador. Pues el asombro se había apoderado de él y de cuantos con él estaban, a causa de los peces que habían pescado. Y lo mismo de Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón. Jesús dijo a Simón: «No temas. Desde ahora serás pescador de hombres.» Llevaron a tierra las barcas y, dejándolo todo, le siguieron”.

“Estaba él a la orilla del lago Genesaret y la gente se agolpaba sobre él para oír la Palabra de Dios”.

La personalidad de Jesucristo era realmente cautivadora para cualquiera que lo viera u oyera.

Subiendo a una de las barcas, que era de Simón, le rogó que se alejara un poco de tierra; y, sentándose, enseñaba desde la barca a la muchedumbre”.

Predicar desde las barcas era el único modo con el que se podía dirigir a tal multitud. Es por ello que le pidió a Simón el favor de permitirle predicar desde ella estando un poco alejado de la orilla para así contener a la muchedumbre.

Llama la atención la delicadeza de Jesús a la hora de pedir ese favor a Simón: “le rogó que se alejara un poco de tierra”.

Continue Reading

PrintEmail

Cuentos con moraleja: "Prefiero ser una vasija agujereada"

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (2 Votes)

aguador

Un  acarreador  de  agua  tenía  dos grandes vasijas que colgaban de los extremos de un palo que él llevaba encima de los hombros. Una de las vasijas tenía multitud de pequeños agujeritos por donde se iba perdiendo el agua poco a poco; mientras que la otra era perfecta y entregaba toda el agua al final del largo camino a pie desde el arroyo hasta la casa de su patrón en lo alto del cerro. Cuando llegaba nuestro buen hombre a su destino, la vasija agujereada sólo contenía la mitad del agua.

Por dos años completos así ocurría diariamente. La vasija perfecta estaba  muy  orgullosa  de  sus  logros, cumplía con los fines para la cual había sido creada; pero la pobre vasija agujereada estaba muy avergonzada de su propia imperfección y se sentía miserable porque sólo podía conseguir la mitad de lo que se suponía debía hacer. Después de dos años le habló al aguador diciéndole:

-          Estoy avergonzada de mí misma y me quiero disculpar contigo...

-          ¿Por qué? - le preguntó el aguador.

-          Porque debido a mis agujeritos, sólo puedes entregar la mitad de mi carga.

El aguador  se  sintió  muy  apesadumbrado por la  vasija y con gran compasión le dijo:

-          Cuando regresemos a la casa del patrón quiero que notes las bellísimas flores que crecen a lo largo del camino.

Así lo hizo, y en efecto, vio muchísimas flores hermosas a todo lo largo; pero de todos modos se sintió muy apenada porque al final sólo llevaba la mitad de su carga.

Continue Reading

PrintEmail