• Home

2º Domingo de Cuaresma (B) (1 marzo 2015)

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.75 (2 Votes)

transfiguracion rafael

Mc 9:2-10

 “Pasados seis días, tomó Jesús a Pedro, a Santiago y a Juan, y los condujo solos a un monte alto y apartado y se transfiguró ante ellos”. 

  • Las cosas maravillosas que pueden ocurrir entre cada uno de nosotros y Cristo sólo acontecen “estando en un monte alto y apartado”. Necesitamos estar a solas con Jesús. Dicho de otro modo, descubrir y practicar la oración de verdad. ¡Cuántas cosas maravillosas nos perdemos por no orar a solas con Jesús”

“Sus vestidos se volvieron resplandecientes, muy blancos, como no los puede blanquear lavandero sobre la tierra”.

  • Jesús, hombre, no manifestaba a través de su cuerpo su divinidad, sino que más bien aparecía oculta, lo que se llama kenosis de Cristo. En esta ocasión, la gloria de su divinidad se manifestó corporalmente y algunos de los discípulos fueron capaces de contemplarlo.

“Rabí, bueno es estar aquí. Vamos a hacer tres tiendas, una para ti, una para Moisés y una para Elías. No sabía lo que decía, porque estaban aterrados”.

  • Automáticamente fueron inundados de asombro, paz e incluso miedo. La presencia de Moisés y Elías, dos personajes centrales del Antiguo Testamento, representando la Ley (Moisés) y los Profetas (Elías) vienen a confirmar a Cristo como Mesías y Redentor.

Continue Reading

PrintEmail

La Cuaresma: Tiempo de Conversión

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.50 (2 Votes)

monasterio 

El otro día, leyendo el artículo del Padre Lucas, sobre el miércoles de ceniza, venía a mi cabeza el cómo nos preparaba mi madre para ese gran día que marcaba el principio de la Cuaresma. Para nosotros, no había “entierro de la sardina” o fin del carnaval, lo importante y principal era ir a la Santa Misa y que nos impusieran la ceniza. Nada parecido a lo que sucede actualmente, que da igual el tiempo litúrgico en el que estemos, lo más llamativo que se ve en las Parroquias, por poner un ejemplo, es el paso del adviento a la Navidad, con una corona con cuatro velas, marcando una por domingo, como en el colegio, cuando nos enseñaban a sumar: Comunidad Parroquial adulta

Cuando llega la Cuaresma, nada que nos recuerde o nos invite a vivir este tiempo como una conversión. Lejos quedan aquellas recomendaciones u obligaciones de nuestros progenitores y de nuestros Párrocos, de no ir al cine, de respetar el ayuno y la abstinencia, de no escuchar música frívola, ausencia de televisión, etc… Parece que en vez de 20 años, hayan pasado 20 siglos. Todas estas delicadezas, causan hasta hilaridad en estos tiempos y lo más lamentable, es que es dentro de nuestra Iglesia, donde se reniega de todas estas pequeñas cosas, que tanto acercan nuestra alma a Dios. 

Lo máximo que hay en las Parroquias, en tiempo de cuaresma es el Sacramento de la Confesión, en plan partido de fútbol gratuito. Se congrega un día determinado a toda la comunidad para que una vez escuchada una lectura, la gente pase por el altar, como quien pasa por la taquilla a comprar una entrada, en este caso, a recibir la absolución de los pecados. Esto es lo que se promociona en Cuaresma, los más atrevidos, incluso,  con absolución comunitaria, a la vista de cualquier Obispo, que prefieren mirar para otro lado.

Me preguntaba el otro día un amigo, que como me iba a preparar yo durante el tiempo de Cuaresma, ya que él pensaba, que las Parroquias, en general, dejan pasar un gran momento para acercar las almas a Dios. Y quizás es cierto, muchas, se han convertido, en agencias de viajes que ofrecen destinos turísticos a paraísos ficticios y se olvidan de hablarnos del verdadero paraíso, el cielo. La Cuaresma es el momento ideal para prepararnos a conciencia, para ese destino final.

Hace un par de años, que llegado el miércoles de ceniza, me vengo a un monasterio Cisterciense, situado en la provincia de Orense, en medio de las montañas. Su calma y su silencio, solo se rompen,  por el ruido del río. Es un lugar en el que todo habla de Dios. Precisamente, eso es lo que me trae aquí, el querer estar solo con El Señor, el apartarme de mis quehaceres diarios, el dejar de escuchar al mundo y dejar paso a Su Voz. No se trata de vivir una experiencia mística, se trata de poner orden en nuestro interior.

Continue Reading

PrintEmail

La confesión frecuente

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.50 (3 Votes)

PREGUNTA: ¿Por qué los santos nos hablan continuamente de la necesidad de la confesión frecuente?
RESPUESTA: Para los santos era muy importante permanecer siempre en estado de gracia; es decir unidos a Cristo. Si nos hemos separado de Él como consecuencia del pecado, ha de ser nuestro deseo recuperar cuanto antes el estado de gracia, de amistad con Dios. De ahí la necesidad de confesarse cuantos antes. No tiene sentido alguno querer ser amigo de Cristo y estar separado de Él a causa del pecado.

PREGUNTA: ¿Con qué frecuencia hay que confesarse?
RESPUESTA: La Iglesia manda confesar los pecados mortales al menos una vez al año, en peligro de muerte o si se ha de comulgar. Pero conviene confesarse cuanto antes si uno se encuentra en pecado mortal. No tiene sentido alguno vivir en pecado y separado de Dios. Si uno muriera en pecado mortal se iría directamente al infierno.

PREGUNTA: ¿Puedo confesarme si no tengo pecados mortales?
RESPUESTA: Sí. Cada vez que nos confesamos, no solamente recuperamos la gracia santificante si la habíamos perdido, sino que también nos aumenta la gracia, los dones del Espíritu Santo y la paz del alma.

PREGUNTA: Si deseo llevar dirección espiritual, ¿con qué frecuencia me debería confesar?
RESPUESTA: Por lo menos todos los meses. Depende también de la disponibilidad del confesor.

PREGUNTA: ¿Puedo confesarme directamente con Dios? La verdad es que me da vergüenza decirle los pecados a un “hombre”.
RESPUESTA: Con Dios puedes y debes hablar con frecuencia y pedirle perdón; pero si lo que quieres es que se te perdonen los pecados debes acudir al medio que el mismo Jesucristo puso para ello: La Confesión Sacramental. Jesucristo le dio a los sacerdotes el poder de perdonar los pecados en su nombre (“A quienes perdonéis los pecados, le serán perdonados”).

PrintEmail

Guía para el rezo del Vía Crucis

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.00 (9 Votes)

viacrucis C Si desea rezar el Vía Crucis durante esta Cuaresma, aquí tiene dos formatos: uno sencillo y otro más completo. Se los puede bajar en estos links.

He aquí unas líneas  sobre la identidad, historia y fórmulas de esta hermosísima oración cristiana´.

Concepto, descripción, historia

El Vía Crucis es quizás la más bella y antigua devoción, que ha brotado del pueblo santo de Dios en su afán de reproducir los misterios de la pasión y muerte de Jesucristo. Es hacer memoria del camino de la cruz -la palabra latina “vía crucis” se traduce por la española “camino de la cruz”- de Jesucristo. Es acompañar al Señor en las intensas horas del dolor y del amor más grandes. Es compartir y completar en nosotros lo que le falta a la pasión del Salvador.

Continue Reading

PrintEmail