• Home

IV Domingo de Adviento (B) (21 diciembre 2014)

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.00 (1 Vote)

anunciacion

(San Lucas 1, 26-37)

Estamos ya a las puertas de la Navidad. La Iglesia nos presenta en el evangelio de hoy el episodio de la Anunciación a la Virgen María de que iba a ser la Madre de Dios. Es, quizás, el momento clave más importante de la historia del hombre; cuando el Hijo (segunda Persona de la Santísima Trinidad) se encarna en el seno de una mujer virgen, adquiriendo de ese modo una perfecta naturaleza humana. Desde ese momento, y ya para toda la eternidad, la segunda Persona de la Santísima Trinidad, será Dios y Hombre.

El hecho de que el Hijo se hiciera hombre, no sólo le abrió al hombre las puertas del cielo, a través de su muerte y resurrección, sino que también le enseñó al hombre a amar a Dios; se constituyó para todos nosotros en modelo y ejemplo (Jn 13, 15, Jn 11, 25-26); y es desde entonces camino, verdad y vida (Jn 14,6) , y el único camino para llegar al Padre (1 Jn 2, 22-23).

Así pues, la Encarnación del Hijo de Dios en el seno de María es el comienzo de una nueva vida, es la posibilidad para el hombre de ponerse de nuevo en paz con Dios, es en el fondo la causa principal de alegría para un cristiano. Dios ya no está lejos de nosotros, desde ese momento, Dios ya está con nosotros.

El evangelio de la Encarnación del Hijo de Dios es el preludio de su Nacimiento. Es el comienzo de la alegría del cristiano. Es en definitiva, el triunfo del poder de Dios sobre el demonio; y con él, el triunfo del hombre.

 Print  Email

Nos asusta la muerte pero no la condenación eterna

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (1 Vote)

infiern2o

Hace unos días, me comentaba una persona su gran preocupación por tantas enfermedades que nos atacan, y que angustiada por ello, había acudido inmediatamente al médico para realizarse un chequeo.

Sin duda, cuidar nuestro cuerpo, es una obligación que tenemos, pero, no nos causan el mismo desasosiego las enfermedades del alma. Buscamos la medicina de la inmortalidad, que no existe y rechazamos el tratamiento que nos permite estar en gracia de Dios,los Sacramentosy la vida de Piedad. Hoy en día, aunque parece una paradoja, vivimos preocupados por vivir.

Una gripe, nos llena de angustia; un pecado, nos da igual. Un poco de tos, nos hace tomar inmediatamente un antibiótico; acumular faltas, lo consideramos tema para beatos. Nos asusta la muerte, pero no la condenación. Curioso… ¿Nuestra esperanza está fundada en la vida terrenal, o en la Vida eterna?

Continue Reading

 Print  Email

Aprendiendo a amar a nuestra Madre

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.50 (2 Votes)

amar a la virgen

Hace unos años tuve el caso de un señor de unos 70 años que no era católico, pero que venía a mi iglesia todos los domingos a la Santa Misa. Pertenecía a una de las miles de denominaciones protestantes. Después de varios años oyendo la Santa Misa, escuchando las predicaciones y asistiendo a cursos bíblicos y teológicos que impartía, me preguntó un día: Padre Lucas, ¿qué tengo que hacer para ser católico? Yo le expliqué el proceso, que no iba a ser largo pues ya tenía toda la formación necesaria y aceptaba todas las enseñanzas católicas. Lo único que le quedaba por hacer era la profesión pública de su fe católica. No necesitaba bautizarse de nuevo, pues según preguntamos en el obispado, el bautismo que había recibido en su anterior confesión era válido.

Después de todos los preparativos necesarios, un día antes de celebrar la Santa Misa, y con toda la congregación reunida, él hizo públicamente confesión de su fe y rezó el Credo. Desde ese momento ya participó plenamente en la Santa Misa, recibía la Eucaristía...

Pasaron unos meses y un día le pregunté: ¿Qué tal? ¿Cómo va todo? El me respondió: Perfectamente Padre Lucas. Y así creía yo también, pues nunca faltaba a la Santa Misa, se confesaba frecuentemente, etc. Hasta que se me ocurrió preguntarle si rezaba el Santo Rosario. Él me respondió: No rezo ni el Rosario ni el Ave María. Son dos oraciones que no me dicen mucho. Yo sé quién era María, y le agradezco mucho el haber sido la Madre de Jesucristo; pero la verdad es que no le tengo mucha devoción.

Esta respuesta me hizo pensar bastante. Han pasado ya cerca de cinco años desde que ocurrieron estos hechos. Sigue viniendo a la Santa Misa…, pero nunca le veo rezarle a la Virgen… Continuamente me he preguntado: ¿Y eso por qué? A mí me sale solo rezarle a la Virgen. Es más, no podría pasar un día sin rezar el Rosario.  ¿Por qué le cuesta tanto a él?

Continue Reading

 Print  Email

Película: Hobbit. La Batalla de los Cinco Ejércitos

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.00 (1 Vote)
Dirección: Peter Jackson
Guión: Fran Walsh, Philippa Boyens, Guillermo del Toro, Peter Jackson 
Fotografía: Andrew Lesnie
Montaje: Jabez Olssen
Música: Howard Shore
Intérpretes: Martin Freeman, Ian McKellen, Orlando Bloom, Evangeline Lilly, Luke Evans, Richard Armitage, Cate Blanchett, Lee Pace, Hugo Weaving.
Duración: 144 min
Distribuidora: Warner
Público adecuado: Mayores de 13 años
Calificación moral: Ningún reparo importante. Violencia sangrienta-realista, propia de las batallas del cine actual.
Calificación artística: 7

Reseña

Estamos ante una película buena, digno final de la trilogía del cuento: El Hobbit, que no se puede comparar, en interés y belleza con la obra magna de Tolkien, El Señor de los Anillos.  

En el film se prepara y da una gran batalla, que hasta resulta demasiado larga. Pero  la película no resulta pesada, funciona bien, teniendo en cuenta la buena voluntad del público seguidor de la obra de J.R. Tolkien.  Cuenta con un elenco de buenos actores como el formidable Martin Freeman al que se tenía que haber dado más protagonismocomo Bilbo Bolson.

Continue Reading

 Print  Email