Organización de la Adoración Perpetua

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.00 (1 Vote)

La siguiente estructura ha demostrado ser la más simple y efectiva:

SACERDOTE RESPONSABLE

COORDINADOR GENERAL

COORDINADOR DIURNO (DE 6 AM A 6 PM)         COORDINADOR NOCTURNO (DE 6 PM A 6 AM)

COORDINADOR DE TURNO
MADRUGADA
(Medianoche a 6h)
COORDINADOR DE TURNO
MAÑANA
(6h a mediodía)
COORDINADOR DE TURNO
TARDE
(Mediodía a 18h)
COORDINADOR DE TURNO
NOCHE
(18h a medianoche)
RESPONSABLES GRUPO HORA
(3)
RESPONSABLES GRUPO HORA
(3)
RESPONSABLES GRUPO HORA
(3)
RESPONSABLES GRUPO HORA
(3)
ADORADORES ADORADORES ADORADORES ADORADORES

La organización reposa totalmente en los 19 fieles laicos (1 Coord. Gral.+ 2 De día y noche, + 4 de Franja + 12 de Hora) que se ocupan de supervisar la marcha de la adoración, verificando que el Señor no quede nunca solo, y de formar a los adoradores a ser verdaderos custodios de la Eucaristía.

El Coordinador General es el responsable ante el párroco o el sacerdote consiliario de todo el proyecto y del andamiento del mismo. Es asistido por los dos Coordinadores de día y de noche, y de los cuatro Coordinadores de franjas horarias, quienes, a su vez, supervisan la labor de los Responsables de Hora. Estos últimos son quienes, una vez comenzada la adoración perpetua mantienen contacto directo con los adoradores. Es responsabilidad de todos los coordinadores el tener una lista de todos los adoradores que dependen de ellos actualizada, y suministrar a cada adorador un elenco, con nombres y teléfonos, de los demás adoradores de su grupo de hora. Esta información es importante para caso de ausencias.

Cada grupo de hora se compone de todos los adoradores de dos horas a lo largo de toda la semana (por ej. el grupo de las 16h00 a 18h00 horas está compuesto por todos las personas que adoran de 16 a 18 horas en los siete días de la semana).

Para un adecuado seguimiento de las asistencias habrá un libro donde los adoradores inscritos se registrarán cada vez que asistan a sus horas santas. 

Reemplazo en caso de ausencia

El adorador que prevé faltar debe verificar primero si hay otro adorador en la misma hora del día correspondiente, y comunicarle con antelación su prevista ausencia para que el otro sepa que no debe fallar en la hora santa.

Si no hay ninguno o si la otra persona tampoco asistirá, debe buscar entre sus conocidos, amigos o parientes a alguien que le pueda sustituir. Es muy importante que esto se haga, y se insista, pues evita muchos problemas en la organización de la adoración.

Si no tiene a nadie, debe llamar y encontrar sustituto entre los adoradores de la misma hora de los otros días de la semana para permutar el día (por esto es importante que tengan la lista de nombres y tfs de adoradores de su misma hora en la semana).

En general todo se resuelve en un par de llamadas. Si aún después de aquellos intentos no se encuentra un reemplazo, entonces, y sólo entonces, debe llamar al Coordinador de Hora, que o bien se ofrecerá a sustituir, o bien buscará sustituto en la otra hora de su coordinación, o bien lo notificará a su Coordinador de Franja para buscar un posible sustituto.

Cada Coordinador de Hora vela para que la hora esté siempre cubierta.

Los Coordinadores, en general, y los de Hora, en particular, deben ser quienes mantengan vivo y constante el deseo de atraer nuevos adoradores al Santísimo Sacramento. 

Los Coordinadores de Hora se preocupan que cada adorador de su grupo sea fiel a su hora santa de adoración semanal, verificando regularmente el libro de registro de asistencia. Forman a los adoradores en la fidelidad sin la cual no puede haber progreso espiritual. Los alientan a perseverar y los ayudan a encontrar reemplazantes, sobre todo durante el período estivo de vacaciones. Eligen, entre los varios adoradores de las horas, al que se haga responsable de la mesa de libros del Santísimo y de la alcancía, al cual deben rotar cada cierto tiempo.

Los siete Coordinadores (General, Día y Noche, y los de Franja) -principales responsables de la marcha y desarrollo normales de la adoración perpetua- desarrollan una tarea intensiva antes del inicio de la adoración. Los de Franja son quienes llaman a las personas que se han adherido rellenando la invitación, para determinar hora y día en el que desean adorar. Luego, van desarrollando los cuadros teniendo como objetivo inmediato cubrir todas las 168 horas semanales.

Poco antes del comienzo de la adoración perpetua los Coordinadores pasan los datos correspondientes a cada Coordinador de Hora y a partir de ese momento son ellos los contactos directos y principales con los adoradores. Son los que llamarán para la reunión general con todos los adoradores que se tiene siempre antes de la inauguración y para entregarles, ese día de la reunión, la información pertinente a cada adorador (en general es una carta de bienvenida del párroco; la lista de nombres y teléfonos del Responsable de Grupo y del Coordinador de Turno y de todos los adoradores de la misma hora de toda la semana; una guía que recuerda las normas fundamentales y otros datos de interés y cómo regularse en caso de ausencia; un señala-libro con el nombre y la hora y día de adoración de cada adorador).

El Coordinador General debe velar porque todo vaya en orden, y tiene la misión de reunirse periódicamente con los 6 Coordinadores y ver los problemas que están pasando: personas que faltan con periodicidad, fallos logísticos de libros, material, seguridad, turnos flojos de gente, etc. Es la persona encargada de dar la bienvenida a los nuevos adoradores, y de organizar con los coordinadores de día y noche las reuniones bimensuales de todos los adoradores en horario de día y de noche. Estas reuniones han de ser de carácter voluntario y de carácter formativo (no informativo, pues para eso está el mail). Y con el visto bueno del párroco. Además, es el responsable de las actividades extra ordinarias que se realicen: Procesiones, Misas de consagración, etc. Debe elegir un tesorero que lleve la contabilidad de las donaciones que se reciben, gastos, etc.

Los Coordinadores de Día y Noche deben velar por la formación de los nuevos adoradores, enviándoles el material correspondiente que ellos han de ir recabando con el tiempo y que ha de ser una “norma” para cada persona que entra en la Adoración. Organizan las reuniones bimensuales y el tema doctrinal de las mismas, bajo la supervisión del Coordinador general. Ayudan a organizar los eventos extra ordinarios, y deben estar dispuestos a las sustituciones en los horarios más difíciles (Navidad, Fin de año, Carnaval, etc).

Los Coordinadores de Franja deben velar porque nunca falte un sustituto cuando hay un problema con los adoradores y estar dispuestos a las sustituciones. Ayudan en los eventos extraordinarios y en las charlas bimensuales que les corresponden. Son los encargados de recibir a los nuevos adoradores y explicarles su compromiso, las normas que hay, las gracias que supone, etc. Y supervisan a los Coordinadores de Hora para que todo esté bien. 

Print Email

Breves historias sobre la Adoración del Santísimo

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 2.50 (1 Vote)

Los inicios de la Adoración Perpetua:

Los primeros adoradores de Jesús fueron la Santísima Virgen María, Su Madre, y San José, Su padre adoptivo.

La primera Hora Santa o adoración pública a Jesús ocurrió la Noche de Navidad, cuando la Santísima Virgen María lo mostró a los pastores, que lo adoraron. La segunda adoración pública fue la de los Reyes venidos de Oriente.

La Santísima Virgen María es el modelo del adorador perfecto, pues desde el primer instante de la milagrosa Concepción de Jesucristo, vivió en Adoración Perpetua; la hizo durante toda su vida terrenal y luego la continuó en el Cielo y ahora la continúa por toda la eternidad.

La Adoración Perpetua de los hombres a Jesús en el Santísimo Sacramento del altar nació muy probablemente con San Basilio (†379), que dividió el Pan en tres partes cuando celebraba Misa en su monasterio de la ciudad de Capadocia, que hoy se conoce con el nombre de Kayseri, en Turquía. Una parte la consumió él, la segunda parte se la dio a los monjes y la tercera la puso en una paloma dorada suspendida sobre el altar.

La siguiente noticia que tenemos en la historia de la Iglesia de la Adoración Perpetua al Santísimo Sacramento nos traslada a Aviñón, Francia, al día 14 de septiembre de 1226, cuando el rey Luis VII organizó un Acto Solemne de Reparación al Santísimo Sacramento, con dos fines: acción de gracias por la victoria sobre los albigenses y reparación por sus herejías, pues aquellos no creían en la Presencia Real de Jesús en la Eucaristía.  En la Capilla de la Santa Cruz*1 de la Catedral de Orleans, sede de la Confraternidad de los Penitentes Grises, se expuso el Santísimo Sacramento cubierto con un velo, y la exposición convocó a tal multitud que el obispo Pierre de Corbie decidió continuar con la adoración día y noche. La propuesta del obispo fue aprobada luego por el Papa Honorio III.

También se dice que en la Catedral de Lugo, España, hubo adoración perpetua por más de mil años en expiación de la herejía Prisciliana*2.

Continue Reading

Print Email

Compromisos del adorador

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

adoracion al santisimo

Señor Dios: queremos hacer estos compromisos ante Ti:

Voluntariamente nos obligamos a

  • Asistir personalmente a la hora de adoración asignada.
  • Cooperar con nuestras oraciones a las intenciones que se nos diga.
  • La comunión frecuente.
  • Hacer una visita diaria al Santísimo Sacramento, puesto que la visita es prueba de gratitud, signo de amor y deber de adoración a Cristo Nuestro Señor, allí presente.
  • Que nuestra hora de Adoración no se quede sólo en la iglesia, sino que invada todo el día y toda nuestra vida.
  • Que nuestra oración no sea solamente "rezar", sino "convertirse"; para que nuestra expresión salga del interior.
  • Que el desagravio no se entienda como un sentirnos justos frente a los demás pecadores, sino solidarios y responsables con las miserias de toda la humanidad.
  • Que aspiremos a ser como María, la primera adoradora: eficaces para la salvación, devotos sin espectacularidad, ejemplos silenciosos para los demás, intercesores poderosos ante Nuestro Señor.

El Adorador, como San Pablo, no piensa nunca haberlo conseguido todo ni ser ya perfecto (Fil 3, 12s); se cree siempre obligado a una continua renovación.

La Adoración no es preferentemente un rato de sentimiento más o menos fervoroso, sino una toma de conciencia de nuestro compromiso de caminar en pos de Cristo. Su existencia sacrificial en el amor nos apremia a hacer de nuestras vidas una réplica de la suya. Él exige el amor hasta el sacrificio, aun por aquellos que nos odian y persiguen, como un signo inequívoco y fehaciente ante el mundo de que somos sus discípulos.

 

COMPROMISO DE FIDELIDAD. (Proclamamos públicamente):

Soberano Dios y Señor: Confiados en tu misericordia, prometemos defender el dogma de la Sagrada Eucaristía y las prerrogativas de la Virgen María, Madre de Dios, tal como nos enseña el magisterio de la Iglesia Católica. Prometemos, además, leal acatamiento y obediencia a cuanto enseñen y manden en el ejercicio de su Santa Misión Apostólica nuestro padre el Papa y nuestros Obispos en comunión con la Santa Sede. Creemos, Señor; robustece nuestra fe. Sálvanos, Señor, para que no perezcamos. Amén.

Print Email

Breve Guía para el Adorador

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.50 (2 Votes)

santisimo1

Adora a tu Señor en silencio. En el silencio del corazón Dios nos inspira y de ese modo nos habla. El silencio permite también respetar el diálogo íntimo y la oración de los otros. 

Sugerencias: Puedes leer un pasaje del Evangelio y meditarlo (en la capilla habrá algunos ejemplares del Nuevo Testamento) o bien traer tu Biblia y alabar al Señor con algún salmo (p. ej.  145, 146, 147) o simplemente hablar con El espontáneamente. El Señor es digno de toda alabanza, honor, gloria y acción de gracias. Agradécele por los beneficios recibidos, por el don de tu vida y por el de los otros, y por todos tus amigos, familiares; por cada cosa y sobre todo por esta gracia inmensa de poder adorarlo día y noche en esta capilla. Verás tú mismo cuántas son las cosas por las que debemos agradecer y alabar a nuestro Dios. Puedes también hablar con Él, contarle  tus problemas (claro que Él los conoce pero se complace que tú se lo digas y busques en Él la solución, la luz, la respuesta). Seguramente tendrás muchas personas por las que interceder. Recuerda que con tu adoración puedes reparar los sacrilegios, blasfemias, ultrajes e indiferencias cometidos contra Dios y todas las ofensas contra la Santísima Virgen y los santos. Desde luego, puedes sencillamente contemplarle en tu silencio, dejándote abrazar por su amor y recibiendo su paz. Puedes también rezar el Rosario, que es como contemplar a Jesús con los ojos y el corazón de María; así, por ejemplo, cuando medites el primer misterio gozoso ten presente que ese Jesús que está delante de ti en la custodia es el mismo que se encarnó en el seno de la Virgen María. Así también el que fue llevado por María a la casa de Isabel o el que nació en Belén...

Continue Reading

Print Email