Horarios

Apertura del Templo
Todos los días
6h00 - 20h00

Oficina
Lunes - Viernes
9h00 - 12h00
15h00 - 18h00
Sábados
9h00 - 12h00
Teléfono:
2830 268 

La Tiendita
(ver en sección tiendita)

Misas
De Lunes a Sábado
Capilla ss. Luis y Celia
7h00 (Rito tridentino)
Templo
8h00 y 19h00
Domingos
8h00 (rito tridentino)
10h00, 12h00, 18h00 y 20h00

Confesiones
Lunes
18h30 - 20h15
Martes - Sábado
7h30 - 8h45
18h30 - 20h00
Jueves tarde
18h00 - 20h15
Domingos
7h30 -13h30
17h30 - 21h00

Adoración del Santísimo
Todos los días del año,
24 horas al día;
en la Capilla de Adoración
Perpetua de San Pío.
(Los jueves en la Iglesia)

Enfermos
Todos los viernes un sacerdote lleva la comunión.
Para urgencias llamar al celular
096 777 3556

"Santa Teresita Ayuda"
Lunes - Viernes
9h00 - 12h00
15h00 - 18h00

Las Excelencias de la Misa Tridentina

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.68 (11 Votes)

misa-tridentina

Aunque tanto la Misa del Novus Ordo o de Pablo VI como la Misa según el Rito Extraordinario o Tridentina son perfectamente válidas, pues han sido aprobadas por la Iglesia, damos aquí algunas razones por las cuales preferimos la Misa según el Rito Extraordinario.

1. Por la expresión perfecta y sin defecto de la fe de la Iglesia en los Dogmas Eucarísticos: la  transustanciación, la Santa Misa como actualización del Santo Sacrificio en la Cruz de forma incruenta y la permanencia de la presencia real y sustancial de Jesús en la Eucaristía tras la Santa Misa.

2. Por la expresión, también perfecta y sin defecto de toda la fe de la Iglesia, compendiada en el Credo Niceno-Constantinopolitano.

3. Por la antigüedad de esta forma litúrgica originada en la Iglesia de Roma junto a la tumba de los apóstoles Pedro y Pablo, desde los primeros siglos del cristianismo.

4. Por el sentido profundo de adoración que expresan las ceremonias y las palabras  pronunciadas, así como su sentido de lo sacro que introduce en el Misterio Divino a los fieles por medio del silencio y el recogimiento.

5. Por el reposo, la belleza, el buen gusto, la piedad, la riqueza y solemnidad de los ritos y ceremonias, la profunda riqueza y precisión de las fórmulas de oración, la elevación y nobleza.

6. Por la regulación perfecta de las rúbricas, genuflexiones, besos al altar, bendiciones y movimientos del sacerdote, que impiden que la celebración sea dejada a la inventiva del sacerdote o de los fieles.

7. Por la perfecta expresión del sacerdocio católico, distinto en esencia y en grado del sacerdocio común de los fieles, que actúa in persona Christi y no como un mero representante cualificado de toda la Comunidad.

Print Email