• Home
  • Parroquia
  • Domingos y Festivos

4º Domingo de Pascua (A) (7 de mayo de 2017)

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.75 (2 Votes)

my-good-shepherd-jesus-christ

(San Juan 10: 1-10)

Recordamos este domingo a Jesucristo como “el Buen Pastor”. Según Él mismo nos dice:

  • “Yo soy la puerta del aprisco, el que por mí entre se salvará”.
  • También nos dice que Él da su vida por sus ovejas, no como el mercenario.
  • Siempre va delante de ellas enseñándoles el camino y llevándoles a buenos pastos.
  • Conoce a las ovejas por su nombre.
  • Las ovejas reconocen su voz y le siguen.

Jesucristo se presenta como nuestro único salvador. “Sólo hay un mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús” (1 Tim 2:5).

En los últimos tiempos algunas personas han pretendido borrar las aristas entre las diferentes religiones y acabar diciéndonos que lo mismo da seguir una religión que otra con tal de ser fieles a sus enseñanzas. Los que así dicen, no son sino malos pastores, mercenarios y ladrones (Jn 10:1). No conocen a sus ovejas. Se presentan como humildes corderos, cuando en realidad son lobos feroces (Mt 7:5). En algunas ocasiones, ciertas conductas y actitudes de los pastores de la Iglesia, no han hecho sino aumentar esta confusión. De tal modo que hoy día, en aras de un falso ecumenismo, se ha extendido este grave error. Todo verdadero ecumenismo ha de respetar la verdad revelada por Cristo y enseñada por la Iglesia. Si movidos por un falso deseo ecuménico olvidamos las enseñanzas de Cristo, único salvador, los resultados nunca podrán ser buenos. En lugar de formar todos un solo redil y tener a Cristo como nuestro buen pastor, todos nos habremos marchado del redil de Cristo y habremos formado una nueva iglesia, cuyo pastor no será Jesús, sino Belial.

Continue Reading

Print Email

3er Domingo de Pascua (30 de abril de 2017)

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.75 (2 Votes)

emaus

Después de su resurrección, Jesús se apareció a sus discípulos y a mucha gente, pero “algo les impedía reconocerlo”.

  • Cuando leemos este pasaje del Nuevo Testamento pensamos: ¿Cómo es posible que estuvieran delante de Jesús y no fueran capaces de reconocerlo?
  • Algo similar nos puede ocurrir a nosotros. Cuando venimos a la Iglesia, ¿somos conscientes que estamos ante el mismo Jesús, realmente presente en el sagrario? ¿Hablas cara a cara con Él? Si nos gusta tanto hablar con nuestros amigos ¿por qué nos cuesta tanto hablar con Jesús? Da la impresión de que hay algo en nuestros “ojos” que nos impide reconocerlo. ¿Has levantado alguna barrera entre Jesús y tú?

Después de caminar y permanecer un rato junto a esa “persona extraña”, estos dos discípulos reconocieron que su corazón se había ido encendiendo y llenando de alegría. No fueron capaces de reconocer a Jesús, pero al menos se dieron cuenta que estar junto a Él y escucharle les daba de una profunda alegría: “Se decían el uno al otro, ¿no ardían nuestros corazones mientras que Él nos acompañaba en el camino?”

Continue Reading

Print Email

2º Domingo de Pascua (A) (23 de abril de 2017)

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (2 Votes)

Santo-Tomás-Apóstol C

“Mete tu dedo en las llagas de mis manos; y tu mano en la llaga de mi costado. Y en adelante no seas incrédulo sino fiel”.

A pesar de que el Señor nos ha dado pruebas más que suficientes para creer en Él, ¿en cuántas ocasiones nuestra postura es como la de Santo Tomás Apóstol? De todos modos, la paciencia y el amor de Dios hacia nosotros son tan grandes que siempre viene en nuestra ayuda cuando la fe se debilita: “Mete tu mano en mi costado”.

¿Por qué es tan pequeña nuestra fe? Principalmente por cuatro razones: el poco amor a Dios, nuestros pecados (que son el peor lastre), nuestras imperfecciones y el poco tiempo que le dedicamos a Dios.

1.- Las personas que se aman siempre confían el uno en el otro. Si amáramos más a Dios, creeríamos con los ojos cerrados todo lo que Él nos enseña, y aceptaríamos sus planes pues siempre son mejores que los nuestros.

Continue Reading

Print Email

Domingo de Resurrección (16 abril 2017)

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.63 (4 Votes)

resurrecciondelsenor C

El Domingo de Resurrección o Vigilia Pascual es el día en que incluso la iglesia más pobre se reviste de sus mejores ornamentos, es la cima del año litúrgico. Es el aniversario del triunfo de Cristo. Es la feliz conclusión del drama de la Pasión y la alegría inmensa que sigue al dolor. Y un dolor y gozo que se funden pues se refieren en la historia al acontecimiento más importante de la humanidad: la redención y liberación del pecado de la humanidad por el Hijo de Dios.

Nos dice San Pablo: "Aquel que ha resucitado a Jesucristo devolverá asimismo la vida a nuestros cuerpos mortales". No se puede comprender ni explicar la grandeza de las Pascuas cristianas sin evocar la Pascua Judía, que Israel festejaba, y que los judíos festejan todavía, como lo festejaron los hebreos hace tres mil años, la víspera de su partida de Egipto, por orden de Moisés. El mismo Jesús celebró la Pascua todos los años durante su vida terrena, según el ritual en vigor entre el pueblo de Dios, hasta el último año de su vida, en cuya Pascua tuvo efecto la cena y la institución de la Eucaristía.

Continue Reading

Print Email

Domingo de Ramos (9 abril 2017)

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.07 (7 Votes)

Domingo-de-Ramos

El Domingo de Ramos es el día en el que recordamos la "entrada triunfal" de Jesús en Jerusalén; exactamente una semana antes de su resurrección (Mateo 21:1-11). Unos quinientos años antes, el profeta Zacarías había profetizado: "Alégrate mucho, hija de Sion; da voces de júbilo, hija de Jerusalén; he aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna."(Zacarías 9:9). Mateo 21:7-9 registra el cumplimiento de esta profecía: “y trajeron el asno y el pollino, y pusieron sobre ellos sus mantos; y él se sentó encima. Y la multitud, que era muy numerosa, tendía sus mantos en el camino; y otros cortaban ramas de los árboles, y las tendían en el camino. Y la gente que iba delante y la que iba detrás aclamaba, diciendo: ¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas!” Este hecho tuvo lugar el domingo antes de la crucifixión de Jesús.

Mientras esto sucedía, los sacerdotes judíos buscaban pretextos para meterlo en la cárcel, pues les dio miedo al ver cómo la gente lo amaba cada vez más y como lo habían aclamado al entrar a Jerusalén.

Explicación de la Misa del Domingo de Ramos

La Misa se inicia con la procesión de las palmas. Nosotros recibimos las palmas y decimos o cantamos “Bendito el que viene en el nombre del Señor”. El sacerdote bendice las palmas y dirige la procesión. Luego se comienza la Misa. Se lee el Evangelio de la Pasión de Cristo.

Al terminar la Misa, nos llevamos las palmas benditas a nuestro hogar. Se acostumbra colocarlas detrás de las puertas en forma de cruz. Esto nos debe recordar que Jesús es nuestro rey y que debemos siempre darle la bienvenida en nuestro hogar. Es importante no hacer de esta costumbre una superstición pensando que por tener nuestra palma, no van a entrar ladrones a nuestros hogares y que nos vamos a librar de la mala suerte.

Continue Reading

Print Email

More Articles ...