• Home
  • Parroquia
  • Domingos y Festivos

XIV Domingo del T.O. (A) (9 julio 2017)

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.80 (5 Votes)

Venid-a-Mi

Mt 11: 25-30

25"En aquel tiempo, tomando Jesús la palabra, dijo: «Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a pequeños.26Sí, Padre, pues tal ha sido tu beneplácito.27Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce bien al Hijo sino el Padre, ni al Padre le conoce bien nadie sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar.28«Venid a mí todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y yo os daré descanso.29Tomad sobre vosotros mi yugo, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas.30Porque mi yugo es suave y mi carga ligera."

“Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a pequeños”

Sólo si somos humildes "entenderemos" y aceptaremos las verdades de nuestra fe sin problema alguno. Pero si somos “sabios” y le preguntamos a Dios que nos dé explicaciones sobre las verdades reveladas, para entonces aceptarlas, es cuando no entenderemos nada. La fe exige primeramente la confianza en Dios. Y Dios nos ha dado pruebas suficientes para confiar en Él.

“Venid a mí todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y yo os daré descanso.

¡Qué bellas son estas palabras y esta promesa de Jesús! ¿En cuántas ocasiones hemos intentado buscar la paz y la alegría lejos de Jesús? Sólo Jesús nos puede dar la paz; pero previamente tenemos que ir hacia Él.

Continue Reading

Print Email

Domingo XIII del T.O. (A) (2 julio 2017)

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 3.75 (4 Votes)

cruz2

El que ama al padre o a la madre más que a mí, no es digno de mí; y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí. El que halla su vida, la perderá, y el que la perdiere por amor de mí, la hallará. El que os recibe a vosotros, a mí me recibe, y el que me recibe a mí, recibe al que a mí me envió. El que recibe al profeta como profeta, tendrá recompensa de profeta; y el que recibe al justo como justo, tendrá recompensa de justo; y el que diere de beber a uno de estos pequeños sólo un vaso de agua fresca en razón de discípulo, en verdad os digo que no perderá su recompensa.

El Señor nos dice claramente en este pasaje cuáles han de ser los motivos que muevan al hombre:

  • No se puede poner a los padres por delante de Dios: A los padres debemos honrarles, quererles y estar agradecidos; sabiendo que su hubiera conflicto entre lo que Dios nos pide y lo que quieren nuestros padres, Dios iría antes.
  • Para seguir a Cristo hay que tomar previamente la cruz: Jesucristo nos dijo que su yugo era suave y su carga ligera; pero en ningún momento nos dijo que no nos costara trabajo. Es más, quien quiera buscar a Cristo y huya de la cruz que Él le ofrece, al final encontrará la cruz, pero sin Cristo clavado a ella.
  • Quien quiera ser feliz tendrá que dejar todo por amor a Cristo: La razón es muy sencilla. Uno es capaz de dejar algo si realmente ama a la persona que se lo pide. El sacerdote renuncia a vivir su propia vida, formar una familia, tener una profesión…, y todo esto lo hace por amor a Cristo.

Continue Reading

Print Email

Domingo XII del T.O. (A) (25 junio 2017)

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.75 (2 Votes)

cristianosperseguidos

“En el mundo encontraréis tribulación, pero recordad: Yo he vencido al mundo”
(Mt 10: 26-33)

“No los temáis, pues, porque nada hay oculto que no llegue a descubrirse, ni secreto que no venga a conocerse. Lo que yo os digo en la oscuridad, decidlo a la luz, y lo que os digo al oído, predicadlo sobre los terrados. No tengáis miedo a los que matan el cuerpo, que el alma no pueden matarla; temed más bien a aquel que puede perder el alma y el cuerpo en la Gehenna. ¿No se venden dos pajaritos por un as? Sin embargo, ni uno de ellos cae a tierra sin la voluntad de vuestro Padre. Cuanto a vosotros, aun los cabellos todos de vuestra cabeza están contados. No temáis, pues. ¿No aventajáis vosotros a los pajaritos? Pues todo el que me confesare delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre, que está en los cielos; pero a todo el que me negare delante de los hombres, yo le negaré también delante de mi Padre, que está en los cielos”.

En los versículos anteriores, el Señor les había dicho a los Apóstoles que los mandaba como ovejas en medio de lobos; pero que no deberían tener miedo, pues Él siempre estaría con ellos hasta la consumación del mundo. Además, si me persiguieron a mí, también os perseguirán a vosotros.

La persecución del apóstol cristiano fiel siempre fue habitual en la Iglesia; y es lógico, pues el mundo le pertenece a Satanás y ¡qué cosa más normal de Satanás persiga a Dios y a los que son de Dios! Por eso, si el mundo aplaude a un apóstol es porque no les muestra las auténticas enseñanzas de Cristo, sino las suyas propias.

Continue Reading

Print Email

Solemnidad del Corpus Christi

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (5 Votes)
Corpus-Christi Copiar
«Mi carne es verdadera comida,
y mi Sangre verdadera bebida;
el que come mi Carne, y bebe mi Sangre,
en Mí mora, y Yo en él.» 
(Jn 6, 56-57)

Esta fiesta se comenzó a celebrar en Lieja en 1246, siendo extendida a toda la Iglesia occidental por el Papa Urbano IV en 1264, teniendo como finalidad proclamar la fe en la presencia real de Jesucristo en la Eucaristía. Presencia permanente y substancial más allá de la celebración de la Misa y que es digna de ser adorada en la exposición solemne y en las procesiones con el Santísimo Sacramento que entonces comenzaron a celebrarse y que han llegado a ser verdaderos monumentos de la piedad católica. Este es el día de la Eucaristía en sí misma, ocasión para creer y adorar, pero también para conocer mejor la riqueza de este misterio a partir de las oraciones y de los textos bíblicos.

 El Espíritu Santo después del dogma de la Trinidad nos recuerda el de la Encarnación, haciéndonos festejar con la Iglesia al Sacramento por excelencia, que, sintetizando la vida toda del Salvador, tributa a Dios gloria infinita, y aplica a las almas, en todos los tiempos, los frutos  extraordinarios de la Redención.  Si Jesucristo en la cruz nos salvó, al instituir la Eucaristía la víspera de su muerte, quiso en ella dejarnos un vivo recuerdo de la Pasión. El altar viene siendo como la prolongación del Calvario, y la misa anuncia la muerte del Señor. Porque en efecto, allí está Jesús como víctima, pues las palabras de la doble consagración nos dicen que primero se convierte el pan en Cuerpo de Cristo, y luego el vino en Su Sangre, de manera que, ofrece a su Padre, en unión con sus sacerdotes, la sangre vertida y el cuerpo clavado en la Cruz.

Continue Reading

Print Email

Solemnidad de la Santísima Trinidad (A) (11 junio 2017)

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.67 (3 Votes)

holytrinity C

Celebramos hoy la Solemnidad de la Santísima Trinidad. Este es el misterio central y más importante de nuestra fe cristiana. Por él creemos que hay un solo Dios en tres personas divinas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Todos los demás misterios de nuestra fe penden de él.

Los llamamos misterios de nuestra fe, porque a pesar de haber sido revelados por Dios, siguen siendo oscuros (misteriosos). En el misterio de la Santísima Trinidad se nos revela que hay un solo Dios en tres personas, pero nuestro entendimiento no es capaz de entenderlo por las meras luces humanas. El hombre, ayudado de su razón y a través de la fe y la gracia, puede intentar penetrar en el misterio y dar algo de luz al mismo; pero nunca será capaz de terminar de entenderlo en este mundo.

¿Por qué creemos en los misterios revelados por Dios? Porque es el mismo Dios directamente, a través de la Sagrada Escritura o de la Tradición de la Iglesia, quien nos lo ha revelado. Y puesto que Dios es bueno, omnisciente… no puede engañarse ni engañarnos. Así pues, nosotros aceptamos esos misterios por la autoridad que los revela: Dios mismo.

Entre los misterios de nuestra fe, los más importantes son: el misterio de la Santísima Trinidad, el misterio de la Encarnación del Hijo de Dios, la Eucaristía, la Resurrección de Jesucristo, los milagros, la resurrección final, la Concepción Inmaculada de la Virgen, la Asunción de la Virgen a los cielos en cuerpo y alma, y muchos más.

Print Email

More Articles ...