• Home
  • Parroquia
  • Domingos y Festivos

Dedicación de la basílica de Letrán (9 noviembre 2014)

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.50 (2 Votes)

mercaderes

(San Juan 2: 13-22)

El pasaje de hoy nos muestra una cara de Jesús muy sorprendente. Tras haber llorado por Jerusalén, parece contradictorio contemplar un primer momento de ternura y otro de dureza casi seguidos en el tiempo.

“Según las prescripciones de la Ley, en el templo del Señor...se inmolaban innumerables víctimas, especialmente los días de fiesta, toros, carneros, machos cabríos; y los pobres, para no quedarse sin sacrificio, ofrecían pichones de palomas o tórtolas. Sucedía a menudo que los que habían venido de lejos no tenían víctimas para ofrecer. Los sacerdotes inventaron entonces un medio para sacar provecho del pueblo: vendían todos los animales necesarios para los sacrificios, de modo que vendían a los que no tenían y ellos mismos recibían nuevamente los que les habían comprado...”

Jesús se enfada con mercaderes y vendedores porque han convertido la Casa de su Padre en una “cueva de ladrones”. Esta enseñanza de Jesús también es para nosotros. Sí, para cada uno de los cristianos que vamos a visitar el templo, para cada uno de los sacerdotes y religiosos que sirven de manera especial al Señor. El mensaje es único: "mi casa es casa de oración”. El Señor está pensando en las personas que muchas veces “usamos” la iglesia como medio para conseguir nuestros intereses. O vamos a la Iglesia, más para cumplir con una obligación o siguiendo una costumbre que para encontrarnos con Dios. ¡Cuántas personas salen de la Iglesia habiendo calentado el banco y no el corazón! ¡Cuántas personas salen de la Iglesia habiendo hablado con todos menos con Dios!

Jesús se “enfada” también porque se está perdiendo el sentido sagrado del templo. Muchas personas entran a la Iglesia del mismo modo que entran a un bar o a un comercio. La Iglesia es un lugar sagrado, adonde hemos de acudir con respeto, reverencia, piedad y silencio. A la Iglesia hemos de acudir de puntillas, con la confianza de un niño pero con un corazón que ore, que busque el encuentro verdadero con Dios.

Print Email

Festividad de Todos los Santos (1º noviembre)

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.92 (6 Votes)

All-Saints

"El Día de Todos Los Santos es una solemnidad cristiana instituida en honor de Todos los Santos, conocidos y desconocidos, según el papa Urbano IV, para compensar cualquier falta a las fiestas de los santos durante el año por parte de los fieles. En los países de tradición católica, se celebra el 1 de noviembre

Historia

La Iglesia Primitiva acostumbraba celebrar el aniversario de la muerte de un mártir en el lugar del martirio. Frecuentemente los grupos de mártires morían el mismo día, lo cual condujo naturalmente a una celebración común.

En la persecución de Diocleciano el número de mártires llego a ser tan grande que no se podía separar un día para asignársela. Pero la Iglesia, sintiendo que cada mártir debería ser venerado, señaló un día común para todos. La primera muestra de ello se remonta a Antioquia en el Domingo antes de Pentecostés.

Gregorio III (731-741) consagró una capilla en la Basílica de San Pedro a todos los Santos y arregló el aniversario para el 1 de noviembre. La basílica de los Apóstoles que ya existía en Roma, ahora su dedicación sería recordada anualmente el 1 de mayo. Gregorio IV extendió la celebración del 1 de noviembre a toda la Iglesia, a mediados del siglo IX.

La vigilia parece haber sido llevada a cabo antes que la misma fiesta. Y la octava fue adicionada por Sixto IV en el siglo XV. Esta vigilia, resultó sin embargo, coincidir con la celebración pagana de Samhain el 31 de octubre, ahora llamado Halloween (nombre que proviene de la frase "All hallow's Eve" o "Víspera de Todos los Santos" entre los anglosajones), que marcaba el final del año celta.

Print Email

Fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz (14 Septiembre)

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (2 Votes)

ExaltacionCruz

Hacia el año 320 la Emperatriz Elena de Constantinopla encontró la Vera Cruz, la cruz en que murió Nuestro Señor Jesucristo, La Emperatriz y su hijo Constantino hicieron construir en el sitio del descubrimiento la Basílica del Santo Sepulcro, en el que guardaron la reliquia.

Años después, el rey Cosroes II de Persia, en el 614 invadió y conquistó Jerusalén y se llevó la Cruz poniéndola bajo los pies de su trono como signo de su desprecio por el cristianismo. Pero en el 628 el emperador Heraclio logró derrotarlo y recuperó la Cruz y la llevó de nuevo a Jerusalén el 14 de septiembre de ese mismo año. Para ello se realizó una ceremonia en la que la Cruz fue llevada en persona por el emperador a través de la ciudad. Desde entonces, ese día quedó señalado en los calendarios litúrgicos como el de la Exaltación de la Vera Cruz.

El cristianismo es un mensaje de amor. ¿Por qué entonces exaltar la Cruz? Porque fue precisamente en la cruz donde Jesucristo nos mostró su amor: “Nadie demuestra mayor amor que aquél que da la vida por sus hermanos”. La Cruz, el escándalo de la Cruz, de San Pablo. Nosotros no hubiéramos introducido la Cruz. Pero los caminos de Dios son diferentes. Los apóstoles la rechazaban. Y nosotros también. La Cruz es fruto de la libertad y amor de Jesús. No era necesaria. Jesús la ha querido para mostrarnos su amor. Para compartir nuestro dolor y hacerlo redentor.


Jesús no ha venido a suprimir el sufrimiento: el sufrimiento seguirá presente entre nosotros. Tampoco ha venido para explicarlo: seguirá siendo un misterio. Ha venido para acompañarlo con su presencia. En presencia del dolor y muerte de Jesús, el Santo, el Inocente, el Cordero de Dios, no podemos rebelarnos ante nuestro sufrimiento ni ante el sufrimiento de los inocentes, aunque siga siendo un tremendo misterio.

Continue Reading

Print Email

XVIII domingo del T.O. (A) (3 de agosto de 2014)

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.50 (2 Votes)

panes

Milagro de la multiplicación de los panes y los peces
(San Mateo 14: 13-21)

El relato evangélico de la multiplicación de los panes y los peces en S. Mateo comienza con la reacción de Jesús cuando se enteró que Juan Bautista había sido decapitado por Herodes: “Jesús se alejó de allí en una barca a un lugar desierto y apartado”.

El Señor estaba triste y conmovido por la muerte de su primo Juan, quería estar solo y meditar.

“Pero cuando llegó a la otra orilla, una multitud se reunió junto a Él y sus discípulos”.

El Señor se olvidó de sí mismo para ocuparse de cuantos habían acudido a Él. Curó a los enfermos y se compadeció de todos.

Ante el sufrimiento y la necesidad de los demás, tenemos que hacer como Jesús: olvidarnos de nuestros problemas y atender a quien nos necesite.

Llegada la tarde los discípulos le dijeron a Jesús: “despide a la muchedumbre para que vayan a las aldeas y compren alimentos”

Los discípulos al ver a tanta gente que no había comido, optaron por la solución más fácil para ellos. “Que se vayan a las aldeas y compren comida”. Esta actitud de los discípulos es muy frecuente; en lugar de afrontar los problemas e intentar darle una solución, quitarse el problema de encima.

En cambio Jesús hace frente al problema: “Dadles vosotros de comer”.

Ante esta petición de Jesús los discípulos se vieron totalmente incapaces: “sólo tenemos cinco panes y dos peces”.

Les faltó fe. Si Jesús les había dicho que les dieran de comer es porque estaba en su mano poderlo hacer. ¡Cuántas cosas nos pide Jesús que hagamos, pero no nuestra falta de fe no se hacen!

Continue Reading

Print Email

San Pedro y San Pablo (29 junio)

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.83 (3 Votes)

pedroypabloCada 29 de junio, en la solemnidad de San Pedro y San Pablo, apóstoles, recordamos a estos grandes testigos de Jesucristo y, a la vez, hacemos una solemne confesión de fe en la Iglesia una, santa, católica y apostólica.

Pedro, el amigo frágil y apasionado de Jesús, es el hombre elegido por Cristo para ser “la roca” de la Iglesia: “Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia” ( Mt 16,16). Aceptó con humildad su misión hasta el final, hasta su muerte como mártir. Su tumba en la Basílica de San Pedro en el Vaticano es meta de millones de peregrinos que llegan de todo el mundo.

Pablo, el perseguidor de Cristianos que se convirtió en Apóstol de los gentiles, es un modelo de ardoroso evangelizador para todos los católicos porque después de encontrarse con Jesús en su camino, se entregó sin reservas a la causa del Evangelio. Se dice que es uno de los hombres que más amaron a Jesucristo.

Continue Reading

Print Email

More Articles ...