Película: "El castillo de cristal"

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)
Título original: The Glass Castle
127 min. | Drama
Público apropiado:  Mayores de 18 años con lo reparos de la valoración moral.
Valoración moral: Algunos inconvenientes:  breve escena sobre abuso sexual infantil, violencia, lenguaje duro y soez.
Año: 2017
País: EE.UU.
Dirección: Destin Cretton
 
Reseña
Una historia real, basada en las memorias de una de sus protagonistas, Jeannette Walls. Cuenta en dos tiempos la historia de una familia disfuncional. En la actualidad, Jeannette adulta vive en Nueva York, es periodista, y está a punto de casarse con David, que se dedica al mundo de las finanzas. No es lo que habrían querido sus nada convencionales padres, Rex y Rose Mary, que la criaron a ella y a sus cuatro hermanos de un modo bastante heteredoxo, viajando de acá para allá por California y Arizona, sin permanecer nunca demasiado tiempo en ningún sitio. Aunque a primera vista se podría considerar aquello como una audaz forma de educación de unos espíritus libres, el que no acudan a la escuela, la pobreza y una mala alimentación, la despreocupación de la madre pintora y la utopía del alcohólico progenitor de que les va a construir un día una casa estupenda, un “castillo de cristal”, constituyen un marco nada aleccionador, en que a Jeannette le toca madurar antes de tiempo, y donde los hermanos se irán posicionando en la vida cada una a su modo.
Destin Cretton sorprendió en su debut en la dirección con la cinta independiente Las vidas de Grace, donde tenía a sus órdenes a una entonces desconocida Brie Larson, que ahora repite con él en esta interesante cinta. Coescribe el guión con Andrew Lanham, con quien también ha trabajado en un film reciente, La cabaña. Por un lado, se trata de una exploración de la utopía y el realismo, y de lo importante que es lograr un equilibrio entre ambos: si uno carece de metas altas, de nobles ideales, puede vivir una vida que no merece la pena; pero también, cuando no se tienen los pies en el suelo, cabe llevar una existencia vacía que es pura quimera, y arrastrar en el intento a los seres queridos. Y cuestiones como el alcoholismo o el mal ejemplo de los padres, se integran adecuadamente en el relato, como parte esencial del paisaje.
Esto es lo que se dibuja poniendo el acento, dentro del cuidado cuadro familiar de los Walls, en la relación entre padre, magnífico Woody Harrelson con su volcánico carácter inconformista, e hija –interpretada con talento a distintas edades por Chandler Head, Ella Anderson y la mentada Larson–. En algunos pasajes oscuros –la relación de Rex con su madre, una influencia perniciosa que le ha marcado–, se sabe apostar por la delicadeza, y ello sin ocultar la realidad de que nadie es perfecto, y que a veces las perversiones anidan en lo que debería ser el lugar más seguro y acogedor, el propio hogar ( De cine 21. BDT)

Print Email