¿Qué es el "Semillero de la Vida"?

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.67 (12 Votes)

La Idea del Semillero

semillerodelavidaPara saber qué es, digamos primero  qué no es el Semillero de la Vida. No es una academia como las de inglés, donde el alumno va pasando de año a través la adquisición de los conocimientos y unos exámenes. Tampoco es una catequesis, donde el alumno se prepara para recibir un sacramento, y cuando llega la fecha lo recibe, independientemente de si en su vida se ha producido una conversión. Entonces, ¿qué es Semillero? 

Semillero intenta aportar una solución a la problemática que está a la vista de todos: Ningún padre quisiera para su hija los enamoramientos presididos por las pasiones, ni una maternidad soltera, ni un fracaso matrimonial…Semillero intenta salir al paso del panorama problemático que el mundo le propone a la chica de hoy, y ofrecerle un camino preventivo ante los desengaños de la vida. 

Es un Centro femenino al que asisten niñas, adolescentes o jóvenes, para recibir, al filo de los años, la formación que les capacite para entablar vínculos de amistad y, llegado el momento,  relaciones de amor, y  saber elegir, según Dios, al varón que un día será el padre de sus hijos y compañero de toda la vida.

Como fruto del funcionamiento de este centro se generará – Dios mediante – una agrupación de niñas, adolescentes y jóvenes que ofrezca a otras chicas un ambiente apostólico en el que las chicas se sientan integradas, se consideren  acogidas, convivan y reciban una orientación para abrirse camino hacia un futuro feliz. Todo, en un ambiente de fe, piedad, sincera y alegre religiosidad y conciencia cristiana. 

Semillero es sólo un complemento de la formación que las hijas deben recibir en el hogar, porque los padres, como dice la Iglesia,  “son los primeros y principales educadores de sus hijos”.  El Semillero, lejos de sustituir a los padres, intentará ayudarles a tomar conciencia del ineludible papel asignado por Dios en el destino de sus hijas.

La Iglesia enseña que el único modo de evitar las crisis familiares, que con abrumadora frecuencia se vienen dando desde hace décadas,  ha de proporcionárseles a las nuevas generaciones una adecuada preparación para Matrimonio, y que esta preparación, aunque se lleva a cabo en el Curso prematrimonial (antes de la boda), ha de empezaren la infancia y la niñez (“preparación remota”); ha de darse en la adolescencia y en la juventud (“preparación próxima”) y ha de culminar en el enamoramiento y en el noviazgo (“preparación inmediata”); incluso ha de ofrecerse a la joven pareja de recién casados un constante mantenimiento. Esto es, justamente lo que se propone el Semillero de la Vida, no sin antes implorar a Dios a través de su Madre, los medios requeridos y frutos anhelados. 

Hay academias de música, de artes marciales, de tenis.  Semillero es una escuela de vida, que, además de preparar a las chicas para el futuro, las orienta  para que se tome en serio su presente, viviéndolo de cara a  Dios; como hijas, estudiantes, amigas, enamoradas, profesionales… 

semilleropeopleOrganización

En el Semillero de la Vida tenemos un programa preventivo de cimentación de las nuevas  familias; un programa que abarca todo el camino hacia el matrimonio, comenzando en la infancia:

En Semillero con la ayuda de Dios y un laicado católico comprometido, con el paso del tiempo llegarán a funcionar 5 espacios de apostolado familiar (Por ahora, ya estamos trabajando en los numerales 1, 2 y 5):

1.Mensajeras de la Vida
2.Escuela de Enamorados y Novios (EDEN)
3.Escuela de Pre-padres 
4.Escuela de Padres
5.Guías de la Vida

Mensajeras de la Vida. En las Mensajeras de la Vida formamos a la mujer en los valores y en la fe cristiana desde los 4 años, la niñez, la adolescencia y la juventud,  hasta que llegan a la edad de elegir enamorado. Como es verdad que “el hombre propone y la mujer dispone”, preparando a la mujer tendremos enamoramientos dignos.

Todas las chicas que pertenecen al Semillero de la Vida se llaman Mensajeras de la Vida, y están organizadas en 4 niveles: Pastorcitas (4-6 años) Belén (7-12 años); Nazaret (13-16 años) y Caná (17 años en adelante).  

Las Pastorcitas y las de Belén vienen los sábados. A las niñas les enseñaremos la religión básica con sus “actos” (oraciones) y su “actitudes” (valores y virtudes); pero la labor de formación más importante la recibirán los padres para que ellos formen a sus niñas en el hogar.  

Las Nazaret y Caná pueden venir todos los días en un horario muy amplio, para estudiar sus asignaturas, proporcionándolas salas de estudio en silencio, con AA e iluminación. Si una chica ha cumplido sus tareas, se le invita a los programas de formación complementaria: Doctrinal, Espiritual, Vocacional, Cultural.

Escuela de Enamorados y Novios (EDEN) Las Mensajeras de Caná, si se han enamorado,  pasan a la Escuela de Enamorados y Novios (EDEN) y se les orienta para que vivan su enamoramiento con toda dignidad. 

Escuela de Pre-padres. Cuando estas parejas deciden casarse, entran en la Escuela de Pre-padres, donde les enseñamos cómo ha de ser el amor fiel de los esposos y cómo han de cumplir con Dios en la misión de la procreación y la educación de los hijos.

Escuela de Padres. Cuando estas parejas de novios del Semillero de la Vida se casan, les asistimos como recién casados, en la Escuela de Padres para evitar todo problema conyugal,  y  ayudarles en su vocación de esposos y misión de padres.

Guías de la Vida: Dios se propuso salvar a la entera raza humana; pero cuando puso en práctica Su Plan, de todas las naciones escogió un Pueblo, Israel. Jesús, teniendo en su corazón el mundo entero, aclaró que no había sido enviado sino a las ovejas descarriadas de Israel; y de la masa,  escogió a 72 discípulos; eligió  a 12 Apóstoles, y entre ellos 3 fueron los principales. Y de ellos, uno, Pedro era la cabeza. Dios guardó un orden: fue de menos a más. 

semillero2En Semillero, tenemos la misma estrategia: Si en la pastoral parroquial ordinaria –Catequesis y Sacramentos – nos dirigimos a todos, y con los Guías de la Vida, vamos a la masa de jóvenes; con Mensajeras intentamos la restauración y apuntalamiento de la familia, una a una, valiéndonos de la mujer. La chica bien formada hace apostolado con su enamorado y, segura de que él vive con Jesús, se casa y forma su hogar. Así, la joven es a la vez “sujeto pasivo”(se forma) y “sujeto activo”(forma a su chico).

Lo nuestro es rescatar a Eva de las trampas de la Serpiente, para que sea María; y ella reconduce a Adán hacia Dios, transformándolo en su San José;  y en pareja,  rescatan la familia, haciendo de cada familia, una sagrada familia, de donde saldrán los nuevos Cristo que el mundo y la iglesia necesita; incluidos los sacerdotes, ¡lógico!   

Fundamentos

La pertenencia al Semillero es fruto de una opción libre y  personal. Ninguna chica puede permanecer porque sus padres la obliguen. Y la chica que quiere pertenecer a Semillero ha de vivir libremente los 4 fundamentos del voluntariado de la Casa de la Vida: 

1.Espiritualidad: actos de fe (práctica religiosa) y actitudes de fe (virtudes)

2.Formación: Apoyando a la formación hogareña. 

•Formación Académica: la chica se compromete a llevar sus estudios del mejor modo posible; la responsabilidad de los resultados depende de la chica, bajo el control de sus padres.

•Formación Extraacadémica: Formación Vocacional. Orientación sobre su condición de amiga, enamorada, novia, esposa. La formación en su feminidad; lejos de interferir sus tareas académicas, será un incentivo para que los lleve adelante. 

3.Apostolado: Semillero es un Centro apostólico. A las chicas se les insiste en la idea de que el aporte apostólico que Dios espera de ellas es su propia vida, su capacidad de llegar a formar un hogar cristiano de verdad. Les decimos “Dios no se contenta con las sobras de unas horas de catequesis parroquial, mientras tú te quedas con tu vida para vivirla sin referencia al Plan de Dios”. Dios te pide todo; desde ahora. 

•La chica comprende que su apostolado puede realizarlo en medio de su mismo ambiente juvenil femenino, pescando más chicas para el Semillero. También Se le pide que capte que si se enamora, su primer apostolado lo ha de realizar con su enamorado, logrando que viva como un verdadero cristiano. Cabe el que hagan apostolado con niños de la guardería Gracias María  o con las madres embarazadas de la Cas de la Vida (Urdesa)

•Un elemento fundamental para la formación de la chica es su integración en el ambiente apostólico. En la formación de nuestras chicas es muy importante su trato con las demás chicas, con las Consejeras y con el Director Espiritual y los demás Sacerdotes de la Sociedad de Jesucristo Sacerdote; la participación en las horas de concienzudo estudio, en las charlas, el apostolado, la diversión... 

4.Testimonio: La permanencia de las chicas en el Semillero depende de su conducta personal, familiar, social, de su actitud en el trato con sus amigos, de cómo es capaz de tratar con su enamorado. 

•La conducta de la chica es esencial para pertenecer y permanece en el Semillero: ella, por su conducta “se auto- incluye” o “se auto-excluye” del Semillero. No se puede ser Mensajera y llevar cualquier tipo de vida.

•Una chica del Semillero ha de captar que parte integrante de su perfil personal es su fama; la fama que ella misma se genere con su conducta: “La esposa del César no sólo debe ser, sino tiene que parecer buena”. A una mujer digna, a una novia, a una esposa… sí debe importarle, lo que la gente piense de ella.

Requerimientos

•Lamentablemente, hoy la joven se prepara para su profesión; pero no para su vocación. Por ello abundan las profesionales que, a la vez que lucha por abrirse paso por la vida, sobrellevan un hogar lleno de conflictos, o la amarga soledad rodeada de unos desconcertados hijos, que no terminan de comprender “por qué mamá nos proporcionó un papá que nos dejó solos en medio de la vida”.   Y todo porque no hubo la madurez adecuada para hacer una buena elección, o para saber  llevar el enamoramiento con conciencia cristiana. En definitiva,  porque al caminar, no se dio cada paso en presencia de Dios.

•Por esto, en el Semillero aconsejamos viva e insistentemente a las niñas no enamorarse temprano: en la adolescencia,  según dictaminan los disolventes modos del mundo de hoy. Se les pide que, tras haber logrado la madurez biológica (poder engendrar vida),  intenten alcanzar la madurez psicológica (ciencia y experiencia ante la vida) y, sobre todo,  la madurez espiritual (mirar su vida y sus destino con los ojos de Dios). 

•Por esto, pedimos a los padres sintonicen con nosotros en este tema. Si no contamos con los padres, tampoco podremos contar con su hija. No se trata de prohibir nada, sino de advertir y explicar todo; de informar para formar. Una clara demostración de la calidad y la hondura de una chica es que en el tema del amor“ sabe esperar sin desesperarse”. La chica desesperada demuestra superficialidad, inconsistencia, falta de valía, y se postula a candidata a “enamorada explotada” y “esposa fracasada”…

•En este, como en todos los campos de la formación, la labor del Semillero se haría imposible sin la ayuda y presencia real de los padres: estaríamos ante “la tela de Penélope”. Semillero es un ambiente de orientación para la vida, conformado por un solo y compenetrado equipo que marcha al unísono: la chica, sus padres, nosotros; buscando todos llevar a cabo una sola Voluntad: la de Dios. 

•A las chicas de Semillero se les pide vivir y plantearse su vida en presencia de Dios, con la elemental buena voluntad de quien tiene conocimiento del valor de la oportunidad que Dios le está dando. Para poder ser parte del Semillero de la Vida y permanecer en el grupo, se les pide sobre todo dos actitudes básicas: sinceridad y docilidad. 

Sinceridad: el amor a la verdad, la veracidad, la transparencia, la claridad, la naturalidad, la ausencia de engaños. La verdad sobre sus estudios, vida familiar, amigos y amigas, enamoramiento, diversión…Una chica podrá tener, como todo ser humano, sus fallos; pero si no es transparente, si engaña, si lleva doble vida, con su conducta hace imposible nuestra presencia en su vida y su presencia entre nosotros. 

Docilidad. A la vez, la chica que está con nosotros ha de mostrar su buena voluntad en la docilidad y la capacidad de disciplina, mansedumbre, humildad, suavidad…; en la ausencia de caprichos, rebeldías, protestas… La chica que está con nosotros, está porque quiere estar; no forzadamente. 

•A los padres que soliciten la admisión de sus hijas en el Semillero, se les pedirá que, lejos de desentenderse del contacto de sus hijas con el Semillero, estén pendientes de si su hija va al Semillero, si su hija está, si su hija viene del Semillero…De cómo procede en los estudios, la vida social, las relaciones con los chicos, de un modo especial cuando se abren al amor…

•Por esto, se les pide a los padres que hagan posible la presencia de sus hijas en el Semillero; evitando las faltas, las ausencias, permisos…; a veces, incluso sacrificando la presencia en otros ambientes o quehaceres. 

•Las chicas menores de edad deben presentar la solicitud escrita de sus padres. Las mayores han de dar a conocer a sus padres la pertenencia al Semillero y han de intentar su apoyo.

•Como en la búsqueda de Dios, el intento de vivir como cristiano y en la lucha contra el mal no hay vacaciones, el Semillero permanecerá a disposición de las chicas todo el año.

•Las chicas han de responsabilizarse por la administración de “su” Semillero; de tal modo administrando el Semillero, aprenden cómo debe conducirse un hogar. 

•A los padres se les invita a solidarizarse responsablemente con la economía del centro donde sus hijas están aprendiendo, no inglés, artes marciales o bellas artes, si no el arte de saber vivir como hijas de Dios. Los padres demostrarán su aprecio a la formación que damos a sus hijas ayudando económicamente a nuestra Obra. La calidad de nuestro ambiente dependerá mucho del apoyo de  los padres. 

Print Email

Actividades "Semillero de la Vida"