Guía para el rezo del Vía Crucis

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 3.68 (30 Votes)

viacrucis C Si desea rezar el Vía Crucis durante esta Cuaresma, aquí tiene dos formatos: uno sencillo y otro más completo. Se los puede bajar en estos links.

He aquí unas líneas  sobre la identidad, historia y fórmulas de esta hermosísima oración cristiana´.

Concepto, descripción, historia

El Vía Crucis es quizás la más bella y antigua devoción, que ha brotado del pueblo santo de Dios en su afán de reproducir los misterios de la pasión y muerte de Jesucristo. Es hacer memoria del camino de la cruz -la palabra latina “vía crucis” se traduce por la española “camino de la cruz”- de Jesucristo. Es acompañar al Señor en las intensas horas del dolor y del amor más grandes. Es compartir y completar en nosotros lo que le falta a la pasión del Salvador.

Orígenes

El cristianismo recibe carta de libertad y de ciudadanía en el imperio romano a partir del edicto de Milán del emperador Constantino en el año 313. A la madre de éste, Santa Helena, se le atribuye el hallazgo de la verdadera cruz del Señor, en Jerusalén. A partir del siglo IV comienzan las peregrinaciones a Tierra Santa y particularmente a la ciudad santa de Jerusalén. Los peregrinos al llegar a Jerusalén se encontraban con la piadosa tradición que identifica y reconoce a determinados lugares de esta ciudad con los acontecimientos más importantes de la pasión de Cristo y el recorrido que El mismo realizó hasta llegar a la Cruz y que, por consiguiente, los peregrinos querían también recorrer en actitud de oración y de veneración.

Nacen así las “estaciones”, las “paradas” en el camino de Jesús, por la Vía Dolorosa jerosolimitana, hacia el Calvario, el lugar de la crucifixión del Redentor.

A partir del siglo XIII, los Franciscanos, se establecen en la “custodia” de estos Santos Lugares y divulgan el rezo del Vía Crucis, que cautivó pronto al pueblo cristiano.

La Iglesia adopta también esta praxis y la inserta dentro de las prácticas cuaresmales, particularmente durante los viernes de cuaresma y de una manera especialmente significativa el Viernes Santo, el día del Vía Crucis.

Vía Crucis tradicional

Desde tiempo, pues, inmemorial el pueblo cristiano ha recordado -esto es, ha vuelto a traer al corazón- los misterios de la pasión y muerte del Señor mediante el rezo del Vía Crucis. Para ello se crearon catorce estaciones, la mayoría de ellas basadas en los relatos bíblicos y otras muy apegadas a la tradición popular.

Las catorce estaciones tradicionales o clásicas del Vía Crucis tienen el siguiente enunciado:

            1ª Estación: Jesús es condenado a muerte.
            2ª Estación: Jesús carga con la cruz.
            3ª Estación: Jesús cae por primera vez.
            4ª Estación: Jesús se encuentra con su Madre María.
            5ª Estación: El Cirineo ayuda a Jesús a llevar la cruz.
            6ª Estación: La Verónica enjuga el rostro del Señor.
            7ª Estación: Jesús cae por segunda vez.
            8ª Estación: Jesús consuela a las mujeres de Jerusalén.
            9ª Estación: Jesús cae por tercera vez.
            10ª Estación: Jesús es desnudado en la cruz.
            11ª Estación: Jesús es crucificado.
            12ª Estación: Jesús muere en la cruz.
            13ª Estación: El descendimiento del Señor de la cruz.
            14ª Estación: Jesús es sepultado.

Print Email